Contrato De Sociedad Conyugal Que Es?

0 Comments

Contrato De Sociedad Conyugal Que Es
¿Qué es la sociedad conyugal? La sociedad conyugal es un régimen patrimonial del matrimonio que consiste en la integración y administración de un patrimonio común diferente al patrimonio propio de cada uno de los cónyuges. ¿Se requiere de alguna formalidad para constituir la sociedad conyugal? La sociedad conyugal surge al celebrarse el matrimonio o durante él al otorgarse las capitulaciones matrimoniales.

  1. Las capitulaciones matrimoniales se otorgarán al momento de celebrarse el matrimonio o durante él, algunas legislaciones de las entidades federativas disponen que las capitulaciones matrimoniales podrán otorgarse antes de la celebración del matrimonio.
  2. Así mismo, en algunos estados las capitulaciones matrimoniales podrán otorgarse ante el Juez de lo Familiar o ante Notario, y en otros estados solo ante Notario mediante escritura pública.

Las capitulaciones matrimoniales deberán inscribirse en el Registro Público del lugar de la celebración del matrimonio. ¿Qué pasa si los contrayentes omiten otorgar capitulaciones matrimoniales? En algunos estados de la República, si los contrayentes omiten otorgar capitulaciones matrimoniales se entenderá que el matrimonio se celebra bajo el régimen de separación de bienes.

Lista detallada de los bienes inmuebles, su valor y en su caso gravamen, que cada contrayente lleva a la sociedadLista detallada de los bienes muebles que cada contrayente lleve a la sociedadNota pormenorizada de las deudas que cada contrayente tenga al celebrar el matrimonio, expresando si la sociedad ha de responder de ellas o únicamente de las que se contraigan durante el matrimonioDeclaración expresa de si la sociedad conyugal ha de comprender todos los bienes de cada consorte o sólo parte de ellos, y en su caso, cuáles de ellosLa declaración explícita si la sociedad conyugal comprenderá los bienes todos de los consortes o solamente sus productosLa declaración si el producto del trabajo de cada consorte corresponde exclusivamente al que lo ejecutó o si debe dar participación de ese producto al otro consorte y en qué proporciónLa declaración de quién será el administrador de la sociedad y sus facultades.La declaración acerca de si los bienes futuros que adquieran los cónyuges durante el matrimonio le pertenecerán de forma exclusiva al que los adquiere o si deben repartirse entre ellos y en qué proporciónLas bases para liquidar la sociedad

¿Qué bienes puede comprender la sociedad conyugal? En algunos estados de la República Mexicana, la sociedad conyugal puede comprender los bienes de los que sean dueños los contrayentes o cónyuges al formarla y los bienes futuros que adquieran. En otros estados, la sociedad conyugal comprende sólo los bienes que se adquieran después de contraer matrimonio.

Los bienes adquiridos por herenciaLos bienes adquiridos por legadoLos bienes adquiridos por donaciónLos bienes adquiridos por don de la fortuna (los que se ganan en la lotería, por ejemplo)

¿Puede terminar la sociedad conyugal sin necesidad de que los cónyuges se divorcien? Sí, la sociedad conyugal puede terminar durante el matrimonio sin necesidad de divorciarse si así lo deciden los cónyuges o a petición de alguno de ellos. ¿Cuáles son los casos en los cuales termina la sociedad conyugal? La sociedad conyugal termina por:

La disolución del matrimonioVoluntad de los cónyugesResolución que decrete declaración especial de ausenciaSentencia que declare la presunción de muerte del cónyuge ausente

¿Cuándo uno de los cónyuges puede pedir la terminación de la sociedad conyugal durante el matrimonio? Durante el matrimonio uno de los cónyuges puede pedir la terminación de la sociedad conyugal cuando:

Quien es el cónyuge administrador, por su notoria negligencia o inadecuada administración amenaza arruinar al otro cónyuge o disminuir considerablemente los bienes comunesQuien es el cónyuge administrador hace cesión de bienes a sus acreedores o es declarado en concurso o quiebra

¿Pueden los cónyuges casados bajo el régimen de sociedad conyugal cambiar después al régimen de separación de bienes? Sí, los cónyuges, después de celebrado el matrimonio pueden cambiar al régimen de separación de bienes. ¿Pueden los cónyuges casados bajo el régimen de separación de bienes cambiar al régimen de sociedad conyugal? Sí, los cónyuges casados bajo el régimen de separación de bienes pueden cambiar al régimen de sociedad conyugal.

Si la casa en la que se establece el hogar conyugal y los muebles que integran el menaje no forman parte de la sociedad conyugal ¿pueden venderse por uno de los cónyuges? La casa en la que se establezca el hogar conyugal es bien propio de uno de los cónyuges o pertenece a ambos en copropiedad o forma parte de la sociedad conyugal no puede venderse sin el consentimiento de los dos cónyuges.

¿Qué pasa si uno de los cónyuges vende la casa en la que se establece el hogar conyugal y/o el menaje de la misma sin el consentimiento del otro cónyuge? Si uno de los cónyuges vende la casa en la que se establece el hogar conyugal y/o el menaje de la casa y hay hijas o hijos menores de edad, la venta estará afectada de nulidad absoluta,

¿Qué bienes se consideran propios de cada cónyuge en la sociedad conyugal? Si uno de los cónyuges vende la casa en la que se establece el hogar conyugal y/o el menaje de la casa y no hay hijas o hijos menores de edad, la venta estará afectada de nulidad relativa, ¿A cuál de los cónyuges corresponde el dominio de los bienes que integran la sociedad conyugal? El dominio de los bienes que integran la sociedad conyugal corresponde a ambos cónyuges mientras subsista la sociedad.

¿Quién de los cónyuges administra los bienes que integran las sociedad conyugal? La administración de los bienes que integran la sociedad conyugal estará a cargo de quien ellos hubiesen designado en las capitulaciones matrimoniales. Esta designación puede modificarse libremente sin necesidad de expresión de causa a menos que hubiera desacuerdo será la autoridad judicial la que resuelva lo conducente.
Ver respuesta completa

¿Que no hace parte de la sociedad conyugal?

Bienes excluidos de la sociedad conyugal. – Los siguientes bienes están excluidos de la sociedad conyugal, de manera que seguirán haciendo parte del patrimonio individual de cada cónyuge:

  1. Las herencias y legados.
  2. Las donaciones.
  3. El inmueble que fuere debidamente subrogado a otro inmueble propio de alguno de los cónyuges.
  4. Las cosas compradas con valores propios de uno de los cónyuges, destinados a ello en las capitulaciones matrimoniales o en una donación por causa de matrimonio.
  5. Todos los aumentos materiales que acrecen a cualquiera especie de uno de los cónyuges, formando un mismo cuerpo con ella, por aluvión, edificación, plantación o cualquiera otra causa.
  6. Las especies que uno de los cónyuges poseía a título de señor antes de ella, aunque la prescripción o transacción con que las haya hecho verdaderamente suyas se complete o verifique durante ella.
  7. Los bienes que se poseían antes de ella por un título vicioso, pero cuyo vicio se ha purgado durante ella por la ratificación, o por otro remedio legal.
  8. Los bienes que vuelven a uno de los cónyuges por la nulidad o resolución de un contrato, o por haberse revocado una donación.
  9. Los bienes litigiosos y de que durante la sociedad ha adquirido uno de los cónyuges la posesión pacífica.
  10. El derecho de usufructo que se consolida con la propiedad que pertenece al mismo cónyuge: los frutos sólo pertenecerán a la sociedad.
  11. Lo que se paga a cualquiera de los cónyuges por capitales de crédito constituidos antes del matrimonio, pertenecerá al cónyuge acreedor.
  12. Los intereses devengados por uno de los cónyuges antes del matrimonio, y pagados después.

Ver respuesta completa

¿Qué es la unión conyugal?

Resumen: La unión conyugal es un eje organizador de la vida de las personas y de una sociedad. En México este evento es clave en el proceso de transición a la vida adulta. En muchos casos articula la salida del hogar y el inicio de la reproducción.
Ver respuesta completa

¿Qué es la sociedad conyugal en Chile?

¿Qué es un régimen patrimonial del matrimonio? Es el sistema que rige las relaciones patrimoniales de los cónyuges entre sí y respecto de terceros. En otras palabras, es el sistema según el cual se administra la economía y bienes, dineros de un matrimonio. ¿Cuántos tipos existen? Tres tipos:

Sociedad conyugal Separación total de bienes Participación en los gananciales

¿Qué es una sociedad conyugal? En este sistema el patrimonio de ambos cónyuges forma uno solo, común para ambos, que es administrado por el marido. Esto incluye tanto el patrimonio que cada uno tenía antes de casarse como lo que adquieran durante la unión.

¿Qué significa la separación total de bienes? Los patrimonios de cada cónyuge y su administración se mantienen separados antes y durante el vínculo matrimonial. Es decir, “lo que es mío es mío y lo que es tuyo es tuyo”. ¿Qué es la participación en los gananciales? En este régimen los patrimonios se mantienen separados, pero si el régimen se acaba, el cónyuge que adquirió bienes de mayor valor debe compensar al que obtuvo menos, para que ambos queden iguales.

¿Cuándo debo elegir el régimen patrimonial que quiero para mi matrimonio?

En el caso de sociedad conyugal, puede pactarse antes de la celebración del matrimonio o en el mismo acto de su celebración (capitulaciones matrimoniales). Si nada se dice, opera por defecto. En el caso de separación total de bienes, puede pactarse antes de la celebración del matrimonio, en el mismo acto de su celebración (capitulaciones matrimoniales) o durante el matrimonio. En el caso de participación en los gananciales, puede pactarse antes de la celebración del matrimonio o en el mismo acto de su celebración (capitulaciones matrimoniales) o durante el matrimonio.

Si estamos casados bajo sociedad conyugal, ¿podemos cambiarnos de régimen? Durante el matrimonio el régimen de sociedad conyugal puede ser sustituido por el de participación en los gananciales o por el de separación total. También puede substituirse la separación total por participación en los gananciales y viceversa.

Excepcionalmente, la mujer puede demandar pasar a separación judicial de bienes si el marido ha incurrido en conductas como abandono del hogar, insolvencia o no auxiliar al cónyuge. ¿Qué régimen patrimonial tienen las parejas casadas en el extranjero? Las personas casadas en el extranjero se consideran casadas con separación de bienes en Chile, a menos que inscriban su matrimonio en el Registro de la Primera Sección de la Comuna de Santiago, y pacten sociedad conyugal o participación en los gananciales.

¿Quién es dueño de los bienes en la sociedad conyugal? La sociedad conyugal es dueña de los bienes que ingresan a ella. No obstante, es posible que la mujer tenga un patrimonio propio, fuera de la sociedad, administrado por ella y que debe ser lo obtenido como fruto de su trabajo o profesión, si es que es separado del empleo de su marido (es lo que se llama “patrimonio reservado”).

  • El resto de los bienes son administrados exclusivamente por el marido, quien, sin embargo, necesitará la autorización de la mujer para realizar determinados actos, como por ejemplo constituir una hipoteca sobre ciertos bienes raíces.
  • ¿Quién administra los bienes en la sociedad conyugal? Según la ley, es el marido el administrador de los bienes en la sociedad conyugal.

¿Qué derechos tiene la mujer sobre los bienes en una sociedad conyugal? Prácticamente ninguno, pues es el marido el administrador legal de todo, incluso de los bienes que la mujer haya obtenido por donación o herencia. Pero sí puede disponer de los bienes y ganancias que obtenga como fruto de su trabajo o profesión, si es que es separado del empleo de su marido.

¿Cómo se disuelve una sociedad conyugal? Por sentenccia de divorcio, nulidad o separación de bienes, por muerte de uno de los cónyuges o por cambio a otro sistema patrimonial, entre otros. ¿Qué pasa con los bienes cuando una sociedad conyugal se termina? Se produce una comunidad entre los cónyuges, o entre el cónyuge sobreviviente y los herederos del otro, quienes pueden pedir la liquidación de la sociedad conyugal,

En la liquidación deberán descontarse determinados bienes y dividirse por mitades los bienes que queden a título de gananciales. ¿Qué pasa con los bienes cuando un matrimonio con separación de bienes se termina? Cada uno se queda con su propio patrimonio, es decir, con lo que cada uno adquirió a su nombre antes y durante la vigencia del régimen,

  • ¿Qué pasa con los bienes cuando un matrimonio con participación en los gananciales se termina? Deben calcularse las ganancias que cada uno obtuvo durante el matrimonio, como dineros, bienes o propiedades que no eran parte del “patrimonio de soltero”.
  • Aquel cónyuge que tenga más ganancias debe dar al otro la mitad de la diferencia entre ambos.

¿Cómo se reparten los bienes materiales (auto, casa, propiedades, etc.) cuando se termina un matrimonio en sociedad conyugal o participación en los gananciales? Hay que valorizar los bienes, tarea que puede hacerse de común acuerdo o por orden de un juez.

  • Así, cada uno puede adjudicarse bienes de acuerdo a su valor monetario, aunque también es posible liquidarlos para repartir dinero y no bienes.
  • Soy mujer, me casé en sociedad conyugal y tengo patrimonio reservado.
  • ¿Qué pasa con él si me divorcio? Al tener la mujer un patrimonio separado de la sociedad conyugal, al momento del término de ésta tiene dos opciones: incluir su patrimonio reservado al de la sociedad para luego hacer la repartición de bienes, o mantenerlo excluido, en cuyo caso debe renunciar a los gananciales, es decir, a lo que haya crecido el patrimonio común mientras duró el régimen.

¿Hay que hacer inventarios o declaraciones juradas en algún momento? Sólo la participación en los gananciales exige hacer un inventario del patrimonio, y se realiza al iniciar ese régimen.
Ver respuesta completa

¿Cómo vender una casa en sociedad conyugal?

¿Cuáles son los requisitos que debe cumplir la autorización? – Para vender un inmueble en sociedad conyugal deberás contar con la debida autorización. Respecto a esto, la autorización deberá:

Ser otorgada por escrito, o por escritura pública si es necesario. Debe ser específica, no puede haber autorizaciones genéricas. Puede prestarla la mujer personalmente o a través de mandatario. Esta autorización puede ser suplida por el juez en 2 hipótesis:

Ante una negativa injustificada de la mujer, salvo que se trate de la donación de bienes sociales porque en este caso su oposición constituye un derecho absoluto. Impedimento de la mujer, por ejemplo: ser menor edad, demencia, ausencia real o aparente u otro, y que de la demora se siguiere perjuicio.

Ver respuesta completa

¿Cuál es la importancia de la sociedad conyugal?

la familia Definiciones. Se entiende por familia al conjunto de varias personas unidas por lazos de parentesco y también, en una más amplia acepción, el conjunto de personas que viven bajo el mismo techo, sometidas a un superior común y unidas por lazos que tienen su origen inmediato en la ley natural.

  • En esta segunda significación, la palabra familia es equivalente a las de sociedad domestica.
  • Sociedad completa, la familia está compuesta de otras tres sociedades: la sociedad conyugal, la sociedad filial o paternal y la sociedad heril, formada por el amo y los criados.
  • La sociedad conyugal, base de la familia, es la unión indisoluble del hombre y de la mujer en vista de la procreación y de la educación de los hijos y de la asistencia mutua de los cónyuges.

En lo que se refiere a la sociedad doméstica tiene por fin natural el perfeccionamiento material, intelectual y moral de los miembros ordenado a la beatitud eterna, fin último y supremo del hombre individual o social. Origen de la familia. Así definida, la familia, ¿saca su origen y su constitución del capricho de los contratantes? ¿Es, como pretenden los moralistas del colectivismo, un aparejamiento pasajero, resultado de una convención revocable a voluntad de las partes? No, por que es evidente que, de la misma manera que el hombre no ha hecho la sociedad civil, tampoco ha creado la familia.

Sin duda, según los tiempos y los lugares, ha podido modificar los caracteres exteriores, del grupo familiar, constituir, por ejemplo, la familia nómada o fija; pero no por eso deja de ser cierto que, en todos los pueblos más o menos civilizados, la familia ha sido siempre, según la expresión del protestante Lessing, «la gran escuela fundada por el mismo Dios para la educación del género humano».

Fustel de Coulanges comprueba la mismo verdad histórica. «La familia antigua, dice, era más bien una asociación religiosa, que una asociación natural o de efecto. Entre los antiguos, la familia constituía un culto, un altar doméstico que mantenía los miembros agrupados en su derredor.

Todo era divino en la familia; pero cada familia tenía sus dioses particulares, su providencia especial. La piedra del hogar era sagrada; de ahí la santidad del domicilio, reputado como inviolable, porque la casa era la morada de los dioses lares y penates, Según la doctrina católica, el matrimonio, la sociedad conyugal y doméstica, tienen su fundamento en las inclinaciones innatas de la naturaleza humana; son productos de la naturaleza y, por consecuencia, tienen a Dios por autor, legislador y soberano señor.

Tal es la enseñanza solemnemente afirmada por León XIII en multitud de circunstancias. Pero si la existencia de la familia es de derecho natural, común a todos los pueblos e independiente de las convenciones humanas, al cristianismo corresponde el privilegio y el honor de haber espiritualizado su carácter.

  1. Al despotismo arbitrario y a la sujeción servil que degradaban a la mujer pagana, sustituyó el respeto afectuoso y el sacrificio mutuo que constituye la fuerza y el honor de la familia cristiana,
  2. Asimismo, la historia, estudiada de un modo imparcial, prueba que sólo en el seno del cristianismo la familia ha alcanzado su ideal.

Tal es la razón de que cuando una clase numerosa de hombres abandona el cristianismo, no pueden, como atestigua la experiencia, llegar a las formas más elevadas y puras de la vida doméstica, viéndoseles deslizar, por una pendiente fatal, hasta las formas más bajas que se encuentran entre los pueblos paganos, y proclamar, con los doctores del colectivismo, el amor libre, la igualdad política absoluta del padre, de la madre y de los hijos, y el derecho del Estado a la crianza y educación de los pequeños ciudadanos.

  1. Sin duda, algunos individuos aislados, aunque abandonen la Iglesia, pueden conservar los afectos de familia, la pureza del hogar y la paz doméstica; pero no sucederá lo mismo entre las masas, y la ciencia social se ocupa de masas y no de individuos,
  2. Por eso la ciencia social atribuye tanto valor a la constitución sana y vigorosa de la familia.

Esta, en efecto, ejerce una influencia preponderante en la prosperidad de la sociedad, lo mismo en el orden moral que en el económico. Importancia de la familia. Desde el punto de vista moral, la familia desempeña la función de depositaria y de canal de la ley moral; es la educadora de los niños y de la juventud, la moralizadora de los adultos, la salva-guardia y el aguijón de las virtudes individuales,

Esta acción benéfica de la familia, no permanece encerrada en el hogar, sino que se derrama sobre la sociedad entera. Para que la sociedad se encuentre en una atmósfera de paz y de orden que le permita progresar ¿no es la primera condición la de que los ciudadanos sean hombres honrados y virtuosos que hayan adquirido en el hogar de la familia las virtudes domésticas que son el fundamento de las virtudes públicas como la obediencia, la abnegación, el espíritu de trabajo, etc? Además, la familia es la depositaria y el órgano de transmisión de las tradiciones locales y nacionales de un pueblo.

Por la propiedad, la familia se adhiere fuertemente al suelo, y por tanto, se interesa en todo lo que puede asegurar la paz y el orden público, y favorecer las ventajas morales y materiales del país. Así se explica la importancia de la familia en el orden económico de la sociedad.

¿No es el centro de la producción de las fuerzas económicas del hombre, del trabajo y por consecuencia del capital? No solamente la familia produce las fuerzas económicas, sino que, además, las perfecciona, porque la productividad del trabajo proviene más bien del valor que del número de hombres. Una raza fuerte, paciente, sobria, valiente y previsora tiene un valor superior, desde el punto de vista del trabajo y del ahorro.

¿Es esto todo? No; a las fuerzas económicas que ha producido y perfeccionado la familia les da también la armonía asociándolas. La asociación es la fecundidad, el individualismo la esterilidad. Ahora bien; la asociación más fecunda es sin duda la familia, porque es el grupo de fuerzas humanas más naturalmente asociado, el más voluntariamente abnegado y el más realmente productivo que se pueda imaginar.

Yo añado, que estas fuerzas están sometidas a un principio unitario, a un motor sabiamente directivo y dulcemente impulsivo del movimiento económico: la autoridad paternal; tal es, en sus principales caracteres, la influencia de la familia en la sociedad. Para encontrar su causa íntima y su última razón de ser, hay que considerar a la familia como germen del cuerpo social.

La familia, unidad social. La familia, dice perfectamente M. Béchaux, es la unidad económica por excelencia y no el individuo. Es el cuerpo simple de la sociedad, cuerpo compuesto de elementos múltiples y variables. Para comprender las condiciones del orden económico, hay que partir de la familia, ir de lo simple a lo compuesto, de lo particular a lo general.

El estudio de los grupos más extensos, muy especialmente del Estado, tal como lo comprende la ciencia política, no ofrece frecuentemente más que divergencias y contradicciones. Las sociedades, en efecto, no son más que un agregado de familias; éstas componen los municipios que, a su vez, constituyen el Estado,» Esta verdad no es nueva.

Aristóteles llama al Estado la unión de las familias y de los municipios y no una multitud de hombres considerados individualmente. El Papa León XIII pone esta concepción a plena luz: «He aquí, pues, dice, la familia; esto es, la -sociedad doméstica, sociedad sin duda muy pequeña, pero real y anterior a toda sociedad civil, a la cual, por lo mismo, habrá necesariamente que atribuir ciertos derechos y determinados deberes absolutamente independientes del Estado.

Por eso, siempre sin duda en la esfera que le determina su fin inmediato, goza, para la elección de todo lo que exigen su conservación y el ejercicio de una justa independencia de derechos, cuando menos iguales a los de la sociedad civil. Los hijos son algo de sus padres; son en cierto modo una extensión de su persona y, para hablar con exactitud, no se agregan e incorporan a la sociedad civil de una manera inmediata sino por el intermedio de la sociedad doméstica en la cual han nacido,» Así, ya se considere el origen o el fin de la sociedad familiar, siempre se impone la misma conclusión: la sociedad política se halla constituida por la unión inmediata de las familias.

La sociedad política, en efecto, se superpone, sin destruirlas, a las familias ya constituidas; es el complemento natural de la sociedad doméstica y debe su origen a la doble necesidad de protección y de asistencia, a la cual se encuentran sometidas las familias aisladas,

  1. Así, pues, el Estado y la familia se nos aparecen como dos sociedades naturales íntimamente unidas.
  2. ¿Cuáles son sus rasgos de semejanza y de desemejanza? ¿Qué relaciones deben existir entre ellos? Eso es lo que vamos a examinar: 1.° Semejanza entre el Estado y la familia,-El Estado y la, familia son dos sociedades de institución divina que sacan su origen de la naturaleza del hombre.

La misma naturaleza es la que determina el fin propio y la constitución fundamental de estas dos sociedades. Están unidas y llamadas a prestarse una mutua ayuda; sin el Estado, la familia sufre y languidece; sin la familia, el Estado llega a ser un ser quimérico.

  1. El fin de estas dos sociedades es perfeccionar al hombre; destinadas a ayudarle en la adquisición de la beatitud eterna, no son, por consiguiente, en relación con el verdadero bien de la humanidad, más que medios.2.° Desemejanza entre el Estado y la familia.
  2. El Estado no se distingue de la familia, por una simple diferencia de grado, de unidad y de perfección entre las dos sociedades; la diferencia es profunda, intima y radical; en una palabra, esencial y específica.

En efecto.A. Los fines propios de estas dos sociedades, y en consecuencia, los derechos y deberes que de él derivan, difieren radicalmente.B. Por más que ambas nazcan de la naturaleza, su origen es diferente; porque la familia tiene en la naturaleza del hombre raíces más profundas y más íntimas que el Estado.C.

  • Las partes constitutivas de la familia son tres sociedades simples: la sociedad conyugal, la filial y la heril.
  • El Estado se compone de familias y de diversas agrupaciones más extensas.D.
  • La autoridad social en la familia pertenece esencialmente a los padres y muy especialmente al padre de familia.
  • El gobierno familiar es monárquico y absoluto.
You might be interested:  Como Conseguir Un Credito Sin Contrato De Trabajo?

En el Estado son variables las formas de gobierno y el sujeto de la autoridad. El ejercicio del poder supremo, puede estar limitado y regulado de diferentes maneras.E. Los deberes recíprocos de la sociedad familiar están fundados en la piedad y en el amor.

  • Los deberes de los miembros de la sociedad política para con la comunidad, sacan su origen de la justicia legal; los del jefe del Estado para con el cuerpo social, se apoyan en la justicia distributiva ola justicia legal, salvo el caso en que intervengan un contrato tácito o expreso.
  • Intervención del Estado.

Sustraída por su misma naturaleza de la acción directa del Estado, la familia se halla, sin embargo, subordinada indirectamente a la autoridad pública, ya para suplir las deficiencias accidentales de los órganos de la sociedad familiar, ya para la seguridad del bien común.

Tal es la doctrina tradicional expresada por Suárez. El poder civil no tiene derecho a dirigir la economía doméstica más que en lo que sea necesario para el bien común del Estado; todo lo concerniente a los intereses particulares de la familia, no debe ser reglamentado por el legislador, sino que se debe encomendar a la prudencia del padre de familia,

Por otra parte, entre los más celosos defensores de las libertades individuales, no hay ninguno que rechace de una manera absoluta la intervención del Estado en la familia. «La libertad que tengo de elegir una compañía, escribe M. Caro, y de ser dueño en mi hogar, encuentra su límite en la justa libertad de la mujer y de los hijos.

Ahí está el origen del derecho positivo de la autoridad,» El eminente economista católico M. Périn escribe: «Cuando la familia era toda la sociedad, subsistía por sí misma en el estado de sociedad perfecta. Completamente independiente, no necesitaba, para conservarse y desarrollarse, de ninguna otra fuerza y de ningún otro derecho que de su fuerza y de su derecho propios.

Una vez establecida la sociedad pública, la sociedad doméstica ya no pudo pretender más que una independencia limitada,» Pero ¿cuál debe ser, y cuál es en realidad en la mayor parte de las legislaciones modernas, esta dependencia de la familia en su relación con el Estado? La familia y el Código civil.

  1. El grande, el imperioso deber del legislador, es reconocer, proteger y fortificar los derechos esenciales de la familia, derechos que ha recibido, independientemente del Estado, de Dios, autor de la naturaleza.
  2. Ahora bien; cuatro principios presiden la constitución de la familia: la indisolubilidad del lazo conyugal y la santidad del matrimonio, el poder paternal, la educación de los hijos y la estabilidad de la familia por la transmisión hereditaria de los bienes.

¿Cuál ha sido la acción del legislador moderno sobre estos cuatro fundamentos de la sociedad familiar? Una dolorosa realidad responde a esta pregunta. Embriagado por una fórmula falaz de progreso, el legislador no ha cejado en su tarea de minas las bases de la familia.

  1. Se ha relajado el lazo conyugal con la secularización del matrimonio, y se ha roto con el divorcio.
  2. La familia secularizada ya no tendrá otro lazo que el interés; cuando se deja de creer en Dios, cada cual cree en sí y vive para sí.
  3. Obrar de otro modo, sería dejarse engañar, ser un insensato.
  4. ¿Dónde encontrar, fuera de la religión, las virtudes austeras, el espíritu de sacrificio y de abnegación necesarios para criar una familia? ¿Quién persuadirá a los esposos a que se impongan la carga, siempre creciente, de una numerosa familia, si creen que el hombre no está en este mundo más que para acrecentar sus goces, y si la ley del interés ha reemplazado, en los hábitos domésticos, a la ley cristiana del sacrificio?,

La ley inmoral y nefasta del divorcio, ha sido el coronamiento de la obra satánica de la destrucción de la familia. Desde la promulgación de la ley de 1884, los divorcios han seguido una progresión creciente. A seguida de una disminución momentánea en 1886, recuperó su marcha para ya no detenerse, y en 1894 ascendían a 6.419, cifra superior en 235 a la del año precedente.

Los tribunales, sobre todo en París, interpretan la ley de una manera cada vez más amplia, y la legislación tiende a hacer más fácil el divorcio. Las formalidades requeridas por la ley para proceder al matrimonio son demasiado largas y demasiado complicadas, y, en consecuencia, desvían de la unión legítima a un gran número de familias obreras.

En presencia de tantos documentos que presentar, de las diligencias y de los gastos que ocasionan, no es nada sorprendente que millares de jóvenes pobres, ignorantes e imprevisores, se descorazonen y prefieran una unión irregular menos difícil de contraer.

¡Si al menos el Estado protegiera los derechos naturales del padre de familia! Pero no hay nada de eso. Se ha sacrificado la educación de los hijos al Moloch del Estado, atribuyendo solamente a éste el derecho de formar sus inteligencias y sus almas, en conformidad con el falso principio de que los niños pertenecen a la nación.

El legislador no ha retrocedido ante el crimen social de preparar generaciones sin Dios, sin moral y sin religión, La autoridad paternal, garantizada por el mismo Dios que la colocó a la cabeza de los principios del decálogo, se ha, imprudentemente, comenzado a minar en su base, y comprometido en su acción legítima, por la ley que retira al padre de familia salvo en estos casos rarísimos el poder de desheredar a un hijo rebelde e indigno.

Se ha reglamentado la herencia de manera que, por la subdivisión de los patrimonios, compromete la unidad, la estabilidad y la perpetuidad de las familias, Según el Código civil, no solamente es regla la división igual del patrimonio de la sucesión intestada, sino que también cada clase de bienes tiene igualmente que dividirse.

Según prescriben los artículos 826 y 832, cada heredero debe tener parte en los inmuebles lo mismo que en los muebles, créditos, etc. No se permite poner en el lote de uno de los herederos todos los bienes raíces, ni aun pagando éste una indemnización en dinero a sus copartícipes y, como sanción final, si los inmuebles no se prestan a cómoda división, se deben vender en pública subasta.

  • Cierto es que el padre de familia tiene el derecho de conceder, en calidad de mejora, además de su parte, la cuota disponible a uno de sus descendientes; pero esta parte alícuota disponible está limitada a la cuarta parte, cuando se tienen tres hijos.
  • Además, puede él mismo hacerla partición de sus bienes, ya por testamento, ya en vida por una donación que implica una partición, la cual, en este caso, tiene que aceptarse por todos sus hijos.

Sin embargo, estas dos facultades son insuficientes para asegurar la estabilidad del patrimonio, porque la jurisprudencia, llevada de un espíritu de desconfianza de la autoridad paterna, ha reducido de tal modo el ejercicio de los derechos reservado al padre, que el empleo de las partijas hechas por los ascendientes, erizado de dificultades y de peligros, tiende a desaparecer en la práctica.

  • Señalemos, en fin; entre los defectos de la legislación, el que se prohíba la investigación de la paternidad.
  • En el antiguo derecho francés se consideraba como un crimen la seducción, pudiéndose constreñir al seductor a que cumpliera sus promesas de matrimonio o a que indemnizara a aquella que había sido engañada.

Además, se le podía perseguir criminalmente. Hoy son nulas las promesas de matrimonio y se halla prohibida la investigación de la paternidad, Por lo que respecta al procedimiento criminal, si todavía se impone una pena al hecho material del rapto, la seducción queda casi siempre impune.

  • Artículos 340 y 341 del Código civil.) Esta legislación es contraria al derecho natural, a los más claros deberes de conciencia y al sentimiento de responsabilidad.
  • Es la fuente de una inmoralidad irritante sobre todo en las clases obreras.
  • Como no podemos volver a trazar los dolorosos cuadros descritos por Villermé, Blanqui, Miguel Chevalier, Luis Reybans, Audiganne, Julio Simón, Le Play, etc.

, citemos por lo menos un testimonio: «En Francia, escribe M. Le Play, el desorden, la seducción, ha invadido todas las clases de la sociedad; ha adquirido los caracteres más peligrosos, ¡legando a ser difícil la reforma. Muchos hombres ricos e indiferentes son la principal causa del mal.

Seducen a las jóvenes que se encuentran bajo su dependencia y se hacen buscar otra; por miserables auxiliares. Subvencionan legiones de cortesanas reclutadas entre estas víctimas de la seducción. Convertidos en juguete de estas mujeres, que se vengan del perjuicio que han sufrido, se arruinan por ellas y emplean, dejándose llevar del capricho de aquéllas, la influencia de que disponen en la ciudad o en el Estado.

En el curso de mis viajes he visto con frecuencia las torturas morales que causan a las madres pobres, la situación de sus hijas atraídas fuera del hogar por la necesidad del trabajo. He tenido la confidencia de los odios que suscita la seducción ejercida por los ricos, y después me he prometido reclamar sin descanso la represión de este vergonzoso desorden,

  1. ¿Cual es el número de uniones ilegítimas? La estadística no suministra sobre el asunto ningún dato, pero se ve más claro por el progreso de los nacimientos ilegítimos.
  2. En 1801, de 918.073 nacimientos, eran ilegítimos 42.708; en 1879, de 956.526 nacimientos, la cifra de los ilegítimos ascendió a 66.969.

En 1891, la cifra, de los nacimientos llega a 880.379; los ilegítimos continúan subiendo y se elevan a 73.570 que proceden principalmente de los centros urbanos y manufactureros. De cada 1.000 nacimientos, la proporción de los ilegítimos es, en efecto, en el departamento del Sena, de 241 y en la población urbana, en general, de 99, mientras que en la población rural no pasa de 41.

Al mismo tiempo aumenta la cifra de los abortos y de los infanticidios. Pero la de los infanticidios no revela más que la mitad del mal. Los abortos se elevan a más del doble en los nacimientos ilegítimos que en los legítimos. Ahora bien, tras de estas cifras se ocultan con la mayor frecuencia verdaderos crímenes,

«Estoy convencido, decía el Dr. Rertillón, antiguo jefe de la Oficina de Estadística Municipal de París, en vista de mi experiencia particular de médico, y de los hechos que se me han comunicado por mis colegas, que, al decir que los infanticidios son tres veces más numerosos que los que conoce la justicia, y que los abortos provocados son tres veces más numerosos que los infanticidios en general, se quedaría todavía muy por bajo de la verdad.» Pero una práctica abominable, una vergüenza para la civilización del siglo XIX, es la que consiste en detener, mediante vergonzosas operaciones, los progresos de la maternidad.

Esta llaga moral hace estragos inmensos en las capitales de Europa, en París sobre todo. Arrojemos un velo sobre esta podredumbre y pasemos al segundo elemento constitutivo de la sociedad: el municipio. Esta palabra bárbara está tomada de latín, Societas herilis Max Nordau, Mentiras convencionales de la civilización.F.

Pelloutier, La Maçonerie et l’ Unión libre (Revue socialiste, Mayo de 1894, p.535 y sig.) P. Buquet, L’Evolution de la Morale (Ibid. Junio de 1894.p.710 y sig.) La Ciudad Antigua. Encycl. Inscrutabile § Optima porro; Encycl. Arcanu.n, § Constat inter omnes, Encycl.

  • De Rerum novarum, § Quod igitur.P.
  • Félix, L’Economie sociale devant le Christianisme, 3.e conference: «L’Economie anticrhétienne devant la famille».
  • Sardá y Salvany, Mal social, t. II, ch. III.
  • «Sacerdocio doméstico.» Staaslexikon, art.
  • «Familia». Dr.
  • Georg Ratzinger, Die Volkswirthschaft in ihren sittlichen Grundlagen páginas 424-431.

Stimmen aus Maria-Laach, t. III, páginas, 15, 20, y 522 y sig. Devas. Studies of family life. Claudio Jannet, La Constitution de la famille dans le pasé et le présent (Reforme sociale, 15 de Julio de 1886.) D’Adhemar, Nouvelle education de la femme. Les Droits et Fraits économiques, p.40.

Fr. Kunck-Brentano, Réforme sociale, 16 de Noviembre de 1895, p.709. Encycl. De Rerum novarum, § Jura yero. Cathrein, Moralphilosophie, Bd., II, p.433. Liberatore, La Chiesa e lo Stato, c. II y V. Cathrein, Moralphilosophie, p.446. De Regibus, lib. III, cap. Xl, n.8.-Encycl. De Rerum novarum, § Velle igitur y § Non civem.

Problemes de morale sociale, págs.220 y 432. Les Lois de la société chrétienne, p.482. Périn, Les Lois de la société chrétienne, t. I, libr. III, ch. IIyIV. Si se comparan los crímenes de la infancia en 1841 y en 1891, se encuentra la proporción de 1 a 3. De cada 100 niños recluidos en las casas de corrección, hay 11 congregantes y 89 laicos.

  1. Claudio Jannet, Le Sociallsme d’Etat, p.491. – G.
  2. Albert, La Liberté de tester.
  3. Jacquier, Des Preuves de la recherche de la paternité natvrelle.
  4. Acellas, Le droit de 1’en fant.
  5. Villermé Tableau de l’etat hhysique et moral des uuvriers.
  6. Albo’ te Gigot, Les Ouvriers des Deux Mondes, t.
  7. III, p.276.
  8. Leen Gi airad, La Vérité sur le recherche de la paternité Revive Catholique des Lnstitutio-ras et du droit.M.

Laureas, t.I.p.568.M. Jacquier, t.11, págs.69 128 y 319.M. Ere-son, t. XXII, págs.296 y 382. Eebel, en su obra La Mujer, cita hechos históricos y estadísticos de una cruel elocuencia que no podemos reproducir aqui. L’Organisation du travail, págs.299 y 304; §§ 37, 47, 48, _ 49 y el documento F.
Ver respuesta completa

¿Cómo se le llama a una pareja que viven juntos sin estar casados?

Actualmente en México de una manera cada vez más frecuente las parejas han optado por vivir juntas, con el propósito de hacer una vida en común pero sin la intención de contraer matrimonio. Cuando en las relaciones de pareja que viven juntos se van configurando una serie de condiciones previstas por la ley como el tener hijos en común, vivir juntos por un determinado tiempo, entre otros, es entonces que se constituye el concubinato.

Cada estado de la República Mexicana define la figura del concubinato, de manera particular, sin embargo, estas definiciones presentan elementos comunes, tenemos a continuación los siguientes ejemplos: El Código Civil para el Estado de México define al concubinato como la relación de hechos que tiene un hombre y una mujer, sin estar casados y sin impedimentos legales para contraer matrimonio, viven juntos, haciendo una vida en común por un periodo mínimo de un año.

El Código Civil para el Estado de Nuevo León define al concubinato como la unión de “un hombre y una mujer”, libres de matrimonio, que durante más de dos años hacen vida marital sin estar unidos en matrimonio entre sí, siempre que no tengan impedimentos legales para contraerlo.

En esta definición el Código Civil para el Estado de Nuevo Léon, remite a la resolución recaída a la Acción de Inconstitucionalidad 29/2018, dictada por el Tribunal en Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en la cual se determinó que, en la interpretación y aplicación de las normas que se refieren a relaciones entre un solo hombre y una sola mujer deberá entenderse que estas instituciones involucaran a dos personas del mismo o diferente sexo.

El Código Civil para el Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave, define al concubinato como la unión de hecho entre dos personas, sin que exista un contrato entre ellos, ambos se encuentren libres de matrimonio, que puedan compartir la vida para apoyarse mutuamente.

Esto es, algunos códigos definen al concubinato como la unión entre un hombre y una mujer y otros como la unión entre dos personas. Sin embargo, debido a que actualmente existen diversas estructuras familiares, el concubinato ha sido reconocido también entre personas del mismo sexo por algunas legislaciones.

Ahora bien, para que se configure el concubinato es necesario que las dos personas llevan viviendo juntos de forma permanente y constante un determinado periodo de tiempo, algunas legislaciones se refieren a un año, dos años y otras a tres años. Sin embargo, no será necesario el transcurso de este periodo de tiempo si antes de llegado el mismo la pareja tiene un hijo en común, siempre y cuando según la legislación del estado de que se trate, reúnan otros requisitos del concubinato, como son el que no estén unidos en matrimonio entre sí y que no exista impedimento legal para contraerlo,

  1. Las diversas legislaciones de los estados reconocen al concubinato los derechos y obligaciones inherentes a la familia en lo que resulten aplicables, entre los que podemos mencionar principalmente el derecho a una pensión alimenticia y derechos sucesorios,
  2. Cabe mencionar que otras leyes como la Ley del Seguro Social (IMSS), la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), reconocen la figura del concubinato para dotar de ciertos derechos a quienes viven o han vivido en esta situación, sin embargo, señalan requisitos propios para la configuración del concubinato y así otorgar derechos a la concubina o al concubinario, como son el derecho a gozar de pensión de viudez.

Acreditación del Concubinato Una pareja en concubinato, alguno de los concubinos, o el concubino que sobrevive a otro podrán tener la necesidad de dar formalidad o acreditar el concubinato para ejercer alguno de los derechos derivados del concubinato.

Procedimiento de Jurisdicción Voluntaria para Acreditación de Concubinato: Para este procedimiento será necesario presentar ante el juez de lo familiar competente según el estado de la república de que se trate lo siguiente:

Testigos a quienes les conste que la pareja hizo vida en común por determinado periodo de tiempo (el que señale la ley aplicable al caso concreto), que los miembros de la pareja están libres de matrimonio, y/o que la pareja tiene hijos en común Actas de nacimiento de los hijos (según sea el caso) Constancia de no matrimonio o constancia de soltería expedido por el registro civil (según la entidad federativa de que se trate)

Constancia o Carta de Concubinato: Expedida por la autoridad competente de la entidad federativa de que se trate, que puede ser el Registro Civil, los ayuntamientos o el DIF (Desarrollo Integral de la Familia), cada estado solicita diferentes requisitos para su expedición, a continuación y a manera de ejemplo mencionamos algunos de ellos:

Escrito o solicitud de constancia de concubinato Identificación oficial Comprobante de domicilio Copia certificada del acta de nacimiento de los concubinos Copia certificada del acta de nacimiento de los hijos (si los hubiere) Constancia de inexistencia de matrimonio de los concubinos con una antigüedad menor a tres meses Testigos a quienes les conste que la pareja hizo vida en común por determinado periodo de tiempo, si están libres de matrimonio, y/o si la pareja tiene hijos Interrogatorio a testigos

Consideraciones previas: Cada estado de la República Méxicana tiene su propia legislación en materia de derecho familiar y si bien las legislaciones ofrecen elementos comunes, se recomienda consultar la legislación del estado de que se trate, para determinar las normas que aplican al caso concreto.
Ver respuesta completa

¿Qué derechos tienen los cónyuges?

Derechos de la mujer de propiedad y uso de la tierra en los Códigos Civil, de Familia y del Trabajo | Base de Datos Género y Derecho a la Tierra | Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura No.2 Código Civil de Panamá, 1916.

  • El Código de la Familia promulgado por la Ley No.3/94
  • – Artículo 1: Principios fundamentales para la aplicación e interpretación del Código: unidad familiar, igualdad de derechos y deberes de los cónyuges, igualdad de los hijos y protección de los menores.
  • El Matrimonio de Hecho :

– Artículo 53. La unión de hecho entre personas legalmente capacitadas para contraer matrimonio, mantenida durante cinco (5) años consecutivos en condiciones de singularidad y estabilidad surtirá todos los efectos del matrimonio civil.

  1. – Artículo 59: En caso de disolverse la unión de hecho, aunque no haya sido reconocida legalmente como matrimonio, a pesar de haber vivido la pareja en condiciones de singularidad y estabilidad por 5 años consecutivos, le corresponderá a
  2. cada uno de los miembros de la unión, la mitad de los bienes y frutos de éstos, adquiridos a título oneroso por cualquiera de ellos dentro del término de la unión.
  3. El matrimonio en los Grupos Indígenas :
  4. – Artículo 60: El Sáhila es la autoridad competente para celebrar el matrimonio de los kunas en el territorio de la Comarca de San Blas.
  5. – Artículo 61: Esta clase de matrimonio no tendrá que cumplir las formalidades del matrimonio ordinario o común, ni exigirá leer los derechos y deberes de los cónyuges,
  6. Matrimonio de otros Grupos Indígenas:

– Artículo 67: Los otros grupos indígenas de la Nación podrán solicitar reconocimiento civil para los matrimonios que se celebren conforme a sus respectivas tradiciones, y a ese efecto, deberán comprobar la existencia de sus tradiciones. El órgano Ejecutivo reglamentará esta materia.

  • – Artículo 81: El régimen económico del matrimonio será el que los cónyuges estipulen en capitulaciones matrimoniales
  • – Artículo 82: A falta de capitulaciones matrimoniales o cuando éstas sean ineficaces, el régimen económico será el de participación en las ganancias,
  • Régimen de participación en las ganancias :
  • – Artículo 102: En el régimen de participación, cada uno de los cónyuges adquiere derecho a participar en las ganancias obtenidas por su consorte, durante el tiempo en que este régimen haya estado vigente.
  • Además, se considera que hay ganancias siempre que el bien o los bienes, con el aporte o trabajo de cualquiera de los cónyuges, conserven el mismo valor que tenían antes de este régimen.
  • – Artículo 103: A cada cónyuge le corresponde la administración, el disfrute y la libre disposición tanto de los bienes que le pertenecían en el momento de contraer matrimonio, como de los que pueda adquirir después por cualquier título, salvo las limitaciones que en esta sección se establecen.
  • – Artículo 106: Si los casados en régimen de participación en las ganancias adquieren conjuntamente algún bien o derecho, les pertenece en pro indiviso ordinario.
  • Régimen de la separación de bienes :

– Artículo 127. En el régimen de separación de bienes, pertenecerán a cada cónyuge los bienes que tuviese en el momento inicial del mismo y los que después adquiriera por cualquier título. Así mismo, corresponderá a cada uno la administración, goce y libre disposición de tales bienes.

  1. Régimen de sociedad de gananciales :
  2. – Artículo 133: En la sociedad de gananciales se hacen comunes para el marido y la mujer, por partes iguales, los bienes obtenidos a título oneroso durante el matrimonio, indistintamente por cualquiera de ellos, y los frutos, rentas e intereses que produzcan los bienes privativos y los bienes gananciales.
  3. – Artículo 163: En defecto de pacto en capitulaciones, la gestión y disposiciones de los bienes gananciales corresponde conjuntamente a los cónyuges, sin perjuicio de lo que se determina en los artículos siguientes.
  4. – Artículo 165: Para realizar actos de disposición a título oneroso sobre bienes gananciales, se requerirá el consentimiento de ambos cónyuges.
  5. El Decreto No.252, 1971 Código del Trabajo

– Artículo 10: Se garantiza el principio de igualdad de salario. A trabajo igual al servicio del mismo empleador, desempeñado en puesto, jornada, condiciones de eficiencia y tiempo de servicio iguales, corresponde igual salario. – Artículos 105 y 116: Disposiciones sobre protección a la maternidad Ley No.4, 1999 Instituye la Ley para la Igualdad de Oportunidades de las Mujeres.
Ver respuesta completa

¿Cuál es la diferencia entre casarse y juntarse?

Aunque un matrimonio y una unión civil están reconocidos por la ley, básicamente la principal diferencia radica en el alcance legal. Los matrimonios pueden obtener beneficios estales y federales, pero las uniones civiles solamente pueden obtener protecciones limitadas del estado donde hayan sido reconocidas.
Ver respuesta completa

¿Cuál es la diferencia entre sociedad conyugal y separación de bienes?

Ventajas y desventajas de los regímenes de matrimonio – Tanto la separación de bienes como la sociedad conyugal pueden modificarse durante el matrimonio, es decir, es posible adaptar la administración del patrimonio del matrimonio adaptándose a las necesidades de ambos consortes.
Ver respuesta completa

¿Qué pasa si se vende un bien de la sociedad conyugal?

¿Qué importancia tiene la venta de un bien ante la disolución de la sociedad conyugal? – La importancia que adquiere la venta de un bien en vigencia de la sociedad conyugal está ligada a su naturaleza y al hecho de si genera o no recompensa a cargo del cónyuge o de la sociedad conyugal.

Si es un bien inmueble propio del cónyuge y éste se subroga. La subrogación es una institución jurídica que permite reemplazar bienes propios de los cónyuges por otros que también tendrán la calidad de propios, aunque sean adquiridos a título oneroso. Si es un bien que pertenece al haber relativo de la sociedad conyugal, es necesario remitirse al artículo 1797 del Código civil que reza: “Vendida alguna cosa del marido o de la mujer, la sociedad deberá el precio al cónyuge vendedor, salvo en cuanto dicho precio se haya invertido en la subrogación de que habla el artículo 1789, o en otro negocio personal del cónyuge de quien era la cosa vendida, como en el pago de sus deudas personales, o en el establecimiento de sus descendientes de un matrimonio anterior.” Si es un bien que pertenece al haber absoluto, este se reputa social y el dinero que genere su venta se entenderá que era de la sociedad conyugal al momento de su disolución.

¿Tienes más dudas sobre la venta en sociedad conyugal? Completa el formulario de MisAbogados.com.co y un abogado especialista te contactará en minutos. Palabras clave: Derecho de Familia, Derecho y asesoría legal
Ver respuesta completa

You might be interested:  Que Es El Contrato Sexual?

¿Quién líquida la sociedad conyugal?

Julio 26, 2018 Cuando dos personas se casan, uno de los efectos de esta unin consiste en la creacin de la sociedad conyugal que les permite compartir los ingresos y bienes que los cnyuges obtengan a lo largo de la relacin. Ese “compartir” tambin guarda relacin con los gastos econmicos del hogar y todas las responsabilidades inmensas en un matrimonio.

  1. Ahora bien, cuando la pareja de casados decide, por cualquier razn, que el matrimonio debe llegar a su fin, al mismo tiempo liquidan la sociedad conyugal conformada desde el inicio de su relacin matrimonial.
  2. Todo ese proceso por requisito legal debe llevarse a cabo en Colombia con la ayuda de un abogado de familia en Bogot,

La experiencia calificada del profesional en derecho har que cada paso sea el correcto y los esposos eviten un conflicto que retrase o entorpezca el trmite legal. Tras lo anterior, en esta publicacin le presentaremos todos los detalles del tema, pero en especial cmo se liquida una sociedad conyugal; como abogados de familia en Bogot le aclararemos todas sus dudas.

  1. Qu es una Sociedad Conyugal? Antes de adentrarnos al tema, es muy importante que conozca de qu se trata una sociedad conyugal, pues de lo contrario no comprender cmo se liquida.
  2. La sociedad conyugal hace parte del acuerdo matrimonial donde los cnyuges deciden crear un patrimonio compartido que est amparado por la ley colombiana.

En otras palabras, los esposos dividen justo a la mitad los bienes en comn obtenidos dentro del matrimonio. El Cdigo Civil, en su artculo 1781 seala que la composicin de haber de la sociedad conyugal debe componerse de la siguiente manera:

De los salarios y emolumentos de todo gnero y empleos, y oficios devengados durante el matrimonio. De todos los frutos, rditos, pensiones, intereses y lucros de cualquiera naturaleza que provengan, sea de los bienes sociales, sea de los bienes propios de cada uno de los cnyuges y que se devenguen durante el matrimonio. Del dinero que cualquiera de los dos cnyuges aportare al matrimonio, o durante l adquiriere, obligndose la sociedad a la restitucin de igual suma.

Otras de las caractersticas que componen la sociedad conyugal puede revisarlas detalladamente en el Cdigo Civil Colombiano, En este sentido, resulta esencial que usted identifique claramente cules son los acuerdos inmersos en una sociedad conyugal para evitar posibles inconvenientes que afecten su matrimonio, o en el caso de separacin, se entorpezca el trmite legal manejado por un abogado de familia en Bogot. Cmo se Liquida una Sociedad Conyugal y en qu Momento se Hace? Mediante un acuerdo entre los cnyuges o una orden de un juez, el abogado de familia en Bogot o en cualquier otro lugar proceder a realizar todos los trmites necesarios para la disolucin de la sociedad conyugal.

La sociedad conyugal se encontrar vigente mientras la pareja se encuentre casada o en unin matrimonial, es decir, en el momento que la pareja decida divorciarse, anule el matrimonio o presente la causa de la separacin judicial, ser el momento propicio para iniciar la liquidacin de la sociedad conyugal.

Con respecto al tema, el artculo 1821 establece “disuelta la sociedad, se proceder inmediatamente a la confeccin de un inventario y tasacin de todos los bienes que usufructuaba o de que era responsable, en el trmino y forma prescritos para la sucesin por causa de muerte”.

Quin Realiza la Liquidacin de la Sociedad Conyugal? Los esposos pueden realizar la liquidacin por intermedio de un abogado ante un notario, siempre y cuando se trate de un divorcio de mutuo acuerdo o amistoso; si se tratare de una separacin o divorcio contencioso, el proceso legal debe ser ante un juez, ya que suele ser un trmite ms complejo y problemtico para ambas partes.

De cualquiera de las dos formas anteriores, lo ms recomendable es que busque la asesora y orientacin legal un abogado de familia en Bogot o del lugar donde su encuentre. Recuerde que la experiencia del profesional en derecho le permitir resolver el caso con buenos resultados, y si ocurre un imprevisto, el experto en derecho cuenta con las herramientas legales necesarias para que los resultados sean satisfactorios. Liquidacin de la Sociedad Conyugal con Jurdicos Familia Cuando usted o su pareja se dirijan a nuestro despacho en Colombia para buscar la asesora de un abogado de familia en Bogot, el profesional en derecho que llevar su caso realizar un anlisis y mediante ese estudio determinar cules son los pasos a seguir.

No es lo mismo tramitar un divorcio contencioso, que un divorcio amistoso o de mutuo acuerdo. En este sentido, el abogado de familia aplicar las herramientas legales adecuadas para que la liquidacin de la sociedad conyugal se efecte sin mayores problemas. En nuestro despacho le daremos todas las indicaciones legales pertinentes y le informaremos cules son los requisitos que debe reunir para iniciar la liquidacin de la sociedad conyugal.

En el momento que desee la ayuda legal calificada de un abogado de familia en Bogot que solvente su solicitud legal, no dude en buscar a los expertos en derecho familiar de Jurdicos Familia, En nuestra oficina de abogados lo espera un abogado de familia en Bogot que estar disponible para usted desde el inicio hasta el final de la liquidacin de la sociedad conyugal.
Ver respuesta completa

¿Qué bienes quedan excluidos de la sociedad conyugal?

Contrato De Sociedad Conyugal Que Es Actualmente en México existen dos regímenes matrimoniales, “LA SOCIEDAD CONYUGAL” (mejor conocida como bienes mancomunados) y “SEPARACIÓN DE BIENES”. Conforme el Código Civil Federal (y de la mayoría de los Estados) se establece que la sociedad conyugal se regirá por las capitulaciones matrimoniales que la constituyan, y en lo que no estuviere expresamente estipulado, por las disposiciones relativas al contrato de sociedad.

A falta de capitulaciones específicas de la sociedad conyugal, ésta se regirá, en el caso de presunción legal, por los preceptos relativos de la sociedad o la copropiedad, en cuanto le sean aplicables, y en tanto los cónyuges no otorgan capitulaciones que fijen en definitiva y a su arbitrio el régimen de sociedad o el de separación de bienes.

Conforme lo anterior, cuando los cónyuges constituyen el régimen de sociedad conyugal, pero omiten regularlo, deben tenerse por puestas las cláusulas inherentes al régimen de sociedad de gananciales. Ahora bien, si la sociedad de gananciales se caracteriza por estar formada con los bienes adquiridos individualmente a título oneroso por cualquiera de los cónyuges durante el matrimonio, mediante sus esfuerzos, por los frutos y productos recibidos por los bienes que sean propiedad común, y los adquiridos por fondos del caudal común, o adquiridos a título gratuito por ambos cónyuges, consecuentemente, los bienes adquiridos con el fondo social durante el matrimonio pertenecen a la sociedad, puesto que son frutos o utilidades de aquél, como también pertenecen a la sociedad los bienes adquiridos por el trabajo de los cónyuges, sin que importe que el trabajo desempeñado por alguno de ellos no sea remunerado.

Pero ¿qué bienes quedan excluidos de la Sociedad Conyugal?, quedan excluidos de la sociedad aquellos bienes que obtenga uno solo de los cónyuges por donación, herencia, legado, por cualquier otro título gratuito o por don de la fortuna, puesto que éstos no se obtuvieron como resultado de los esfuerzos de ambos cónyuges durante el matrimonio, sino por uno solo a título gratuito.

En ese orden de ideas, al no existir capitulaciones matrimoniales en donde se hubiese expresado que el bien adquirido a título gratuito (donación, herencia o legado) de manera individual por alguno de los cónyuges durante la vigencia del matrimonio formaría parte de la sociedad conyugal, no puede estimarse que integre el caudal del régimen contraído, por lo que el bien obtenido de manera individual sólo será propiedad del consorte a cuyo favor se transmitió, y para que los bienes adquiridos a título gratuito por alguno de los consortes en lo particular formen parte de la sociedad conyugal, debe pactarse en las capitulaciones matrimoniales.

Entonces bien, en el régimen de sociedad conyugal, la celebración de capitulaciones matrimoniales configura el régimen especial acordado por las partes, mientras que el régimen de sociedad conyugal no sujeto a modalidad alguna debe observar las reglas que rigen a la sociedad de gananciales, integrada básicamente por los bienes adquiridos durante el matrimonio a título oneroso, producto del trabajo, así como rentas y frutos, están incluidos dentro del caudal de la sociedad, más no así, los bienes y derechos adquiridos a título gratuito por alguno de los cónyuges.

Si necesita ayuda para la elaboración de las capitulaciones matrimoniales, así como asesoría legal y defensa en la ejecución de las mismas, comuníquese con nosotros, en BUFETE JURÍDICO ADVOCATIUS siempre habrá un especialista enfocado en encontrar la mejor solución para toda situación legal que le preocupe.
Ver respuesta completa

¿Qué pasa si me divorcio por sociedad conyugal?

Lo que debes saber del divorcio Mtro. Miguel Jiménez Hernández. Director de Prenup Contratos Prenupciales. prenup.com.mx // Tel: 55170686 y 57712069 // [email protected] FB: Prenup Mx // TW: @prenupmx *Según el INEGI, en años recientes los mexicanos tienden a casarse menos y a divorciarse más.

  • *La edad promedio para divorciarse en a los 37 años de la mujer y 41 años, para los hombres.
  • *Según el Instituto de Educación de la Universidad de Londres, la edad más difícil para atravesar un divorcio es entre los 7 y 14 años.
  • A la hora del divorcio ¿cuál es la diferencia entre el matrimonio bajo el régimen patrimonial de sociedad conyugal y de separación de bienes?
  • *Sociedad conyugal : Significa que todos los bienes que se hayan adquirido durante el matrimonio son de ambos, por lo que al momento del divorcio estos bienes se deberán de repartir entre los dos en partes iguales.
  • +OJO: Hay bienes que no forman parte de la sociedad conyugal, esto dependerá de la regulación específica de cada Estado de la República, por ejemplo en la CDMX y en el Estado de México, las herencias y donaciones no forman parte de la sociedad conyugal.

*Separación de bienes: En este régimen cada uno será dueño de lo que haya adquirido. Cuando alguno de los dos se haya dedicado al cuidado del hogar y de los hijos, este tiene la posibilidad de solicitar una compensación de hasta el 50% de los bienes, este porcentaje lo fijará el juez.

  1. *La repartición de los bienes durante el divorcio, en ambos regímenes patrimoniales se puede facilitar si previo a contraer matrimonio ambos determinan de forma específica, a través de las capitulaciones matrimoniales (contrato prenupcial), que bienes son de cada uno.
  2. Si hay hijos, ¿qué pasa con la pensión alimenticia?
  3. *Si se tienen hijos, existe la obligación de ambos padres de dar pensión alimenticia, siempre y cuando estos sean menores de edad o estén estudiando en un nivel educativo acorde a su edad, sin incluir posgrados.
  4. *La responsabilidad de pagar esta pensión termina cuando los hijos adquieren una profesión o un oficio, o bien empiezan a trabajar.
  5. ¿La patria potestad o custodia pueden decidirla los mismos padres si llegan a un acuerdo?
  6. *La patria potestad no es igual a la custodia.
  7. *La patria potestad es la relación que existe entre los hijos con los padres, y no se pierde a menos de que así lo decida un Juez, en casos específicos como la violencia familiar.

*La guardia y custodia implica con quien ha de vivir de forma permanente el menor, el otro padre tendrá derecho a un régimen de visitas. Al momento de la separación los cónyuges tienen la posibilidad de decidir quién tiene la guardia y custodia y quien derecho a visitas. Si este acuerdo no es posible un Juez de lo Familiar lo determinará.

  • ¿Quién decide quién le da cuánto a quién?
  • *El monto se podrá fijar de común acuerdo al momento de la separación.
  • *Si este acuerdo no se logra, el juez fijará el monto de la pensión alimenticia de acuerdo a las necesidades de los hijos y la capacidad económica de quien deba de pagar.
  • *La pensión alimenticia, por regla general y sin importar el sexo, la debe de pagar el cónyuge que no tenga la guarda y custodia; esto en el entendido de que aquel cónyuge que tiene la guardia y custodia, vive con los hijos por lo que también aporta una cantidad de dinero para el sustento de ellos.
  • ¿Puede ser que la mujer le dé pensión al hombre?
  • *Si, en la actualidad cualquiera de los cónyuges que se haya dedicado al hogar o al cuidado de los hijos como actividad principal tiene derecho a recibir una pensión sin importar el género.
  • ¿Para qué debe de utilizarse esa pensión?
  • *La pensión alimenticia incluye vivienda, alimentación, educación, gastos de salud, esparcimiento, vestimenta y todo aquel gasto a lo que estaba acostumbrada la familia antes de la disolución del matrimonio.
  • Si no tienen hijos, ¿se puede pedir pensión?

*Si, sólo en el caso de que alguno de los dos no trabaje y se haya dedicado principalmente al hogar. Esta obligación termina si el cónyuge que recibe la pensión consigue trabajo o vuelve a contraer matrimonio.

  1. ¿Cómo es el divorcio express o por acuerdo mutuo?
  2. *El divorcio se puede tramitar de dos formas, una es por la vía administrativa ante un oficial del registro civil, y la otra es de forma judicial, que se tramita ante un Juez Familiar.
  3. *La vía administrativa solo se puede llevar a cabo por mutuo acuerdo cuando no existe ningún conflicto entre los cónyuges, no hay hijos menores de edad y no existe obligación de dar alimentos.

*Por la vía judicial, se tramita el divorcio sin expresión de causa, que se conoce de forma popular como divorcio express. En este tipo de divorcio no es necesario expresar motivos para terminar con el vínculo matrimonial.

  • *La tramitación de ambas vías depende de la legislación civil del Estado en donde se haya ubicado el último domicilio conyugal.
  • ¿Qué pasa cuando uno se quiere divorciar y el otro no?
  • *Basta con que uno de los cónyuges ya no desee seguir casado para tramitar el divorcio sin que la voluntad del otro afecte esta decisión.
  • Si tengo seguro/servicio médico ¿qué pasa cuando me divorcio?
  • *Si existe la obligación de pagar pensión alimenticia, el seguro está incluido, de lo contrario cada uno tendrá que pagar sus servicios médicos.
  • ¿Qué es la demanda por “pérdida de tiempo”?
  • *Existe la falsa idea de que se puede demandar una especie de indemnización por el tiempo dedicado en un noviazgo que no concluye en matrimonio, sin embargo, esta situación no está prevista en nuestro derecho.
  • ¿De qué me sirve tener un prenup?
  • *El Prenup en nuestro derecho lleva el nombre de capitulaciones matrimoniales, estos son acuerdos que se formulan al momento de contraer matrimonio, en los que se especifica bajo qué tipo de régimen patrimonial se casará, que ha de pasar con los bienes con los que llegan al matrimonio y los que adquieran durante el tiempo que este dure.

*El prenup sirve para tener claridad al inicio y durante el matrimonio. De la misma forma se pueden proteger los bienes durante el divorcio. : Lo que debes saber del divorcio
Ver respuesta completa

¿Cómo se reparten los bienes en sociedad conyugal?

REPARTICIÓN DE BIENES POR DIVORCIO/ LIQUIDACION DE LOS BIENES POR DISOLUCION DE LA SOCIEDAD CONYUGAL – REGIMEN DE SOCIEDAD CONYUGAL Este régimen de bienes era el más usado por los consortes; es decir, los cónyuges al momento de casarse pactaban estar casados bajo el régimen de sociedad conyugal.

  1. En este régimen por lo regular era el marido el administrador de todos los bienes de la sociedad, por lo que se limitaba la autonomía de la mujer de la libre disposición de sus bienes.
  2. En la sociedad conyugal tienen derecho los cónyuges al 50% de los bienes que haya adquirido la sociedad durante la vigencia del matrimonio.

Se distinguen 3 tipos de bienes al interior de la sociedad conyugal: los bienes sociales, los bienes propios y el patrimonio reservado. Los bienes sociales: son aquéllos bienes adquiridos durante el matrimonio a título oneroso (mediante el pago de cantidad liquida).

  1. En esta clase de bienes ambos cónyuges son dueños en un 50% cada uno.
  2. Se requiere de la autorización de los dos para la venta, promesa de venta o hipoteca de los bienes raíces, en caso contrario se puede demandar la indemnización de los daños y perjuicios ocasionados.
  3. Los bienes propios: son aquéllos adquiridos antes del matrimonio a título gratuito (por herencia o donación) u oneroso, y/o los adquiridos durante el matrimonio a título gratuito.

El/la cónyuge es dueño/a en un 100% de los bienes que están a su nombre. El marido administra los bienes propios de él y la mujer los suyos. Esto implica que se puede disponer libremente de alguna herencia o donación que se haya recibido o de algún bien que tenía antes del matrimonio, es decir no se requiere de la autorización del otro cónyuge.

  • En el caso de los bienes adquiridos antes del matrimonio, los cónyuges antes de casarse pueden celebrar acuerdos previos al matrimonio en el Registro Civil (capitulaciones matrimoniales), por los cuales quedan excluidos de la sociedad ciertos bienes.
  • Patrimonio reservado: Está compuesto por la remuneración de los cónyuges y todo lo que adquieran con su remuneración.

Para tener derecho a él, es necesario que se esté casado bajo este régimen, trabaje remuneradamente y en forma independiente (separada). Para poder disolver y después liquidar la sociedad conyugal será necesario acudir ante el Juez competente, para que éste, después de los procedimientos respectivos y bajo la legalidad necesaria ponga a su nombre los bienes que le correspondan, y sea con esto, el propietario y así pueda disponer de dichos bienes a su libre consideración.
Ver respuesta completa

¿Cuando se termina la sociedad conyugal?

  • Artículo 183, La sociedad conyugal se regirá por las capitulaciones matrimoniales que la constituyan, y en lo que no estuviere expresamente estipulado, por las disposiciones relativas al contrato de sociedad. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 184, La sociedad conyugal nace al celebrarse el matrimonio o durante él. Puede comprender no sólo los bienes de que sean dueños los esposos al formarla, sino también los bienes futuros que adquieran los consortes. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 185, Las capitulaciones matrimoniales en que se constituya la sociedad conyugal, constarán en escritura pública cuando los esposos pacten hacerse copartícipes o transferirse la propiedad de bienes que ameriten tal requisito para que la traslación sea válida. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 186, En este caso, la alteración que se haga de las capitulaciones deberá también otorgarse en escritura pública, haciendo la respectiva anotación en el Protocolo en que se otorgaron las primitivas capitulaciones, y en la inscripción del Registro Público de la Propiedad. Sin llenar estos requisitos, las alteraciones no producirán efectos contra tercero. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 187, La sociedad conyugal puede terminar antes de que se disuelva el matrimonio si así lo convienen los esposos; pero si éstos son menores de edad, deben intervenir en la disolución de la sociedad prestando su consentimiento, las personas a que se refiere el artículo 181. Esta misma regla se observará cuando la sociedad conyugal se modifique durante la menor edad de los consortes. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 188, Puede también terminar la sociedad conyugal durante el matrimonio, a petición de alguno de los cónyuges por los siguientes motivos:
    1. Si el socio administrador, por su notoria negligencia o torpe administración, amenaza arruinar a su consocio o disminuir considerablemente los bienes comunes;
    2. Cuando el socio administrador, sin el consentimiento expreso de su cónyuge, hace cesión de bienes pertenecientes a la sociedad conyugal, a sus acreedores;
    3. Si el socio administrador es declarado en quiebra, o concurso;
    4. Por cualquiera otra razón que lo justifique a juicio del órgano jurisdiccional competente.

    Volver al inicio Volver al indice

  • Artículo 189, Las capitulaciones matrimoniales en que se establezca la sociedad conyugal, deben contener:
    1. La lista detallada de los bienes inmuebles que cada consorte lleve a la sociedad, con expresión de su valor y de los gravámenes que reporten;
    2. La lista especificada de los bienes muebles que cada consorte introduzca a la sociedad;
    3. Nota pormenorizada de las deudas que tenga cada esposo al celebrar el matrimonio, con expresión de si la sociedad ha de responder de ellas, o únicamente de las que se contraigan durante el matrimonio, ya sea por ambos consortes o por cualquiera de ellos;
    4. La declaración expresa de si la sociedad conyugal ha de comprender todos los bienes de cada consorte o sólo parte de ellos, precisando en este último caso cuáles son los bienes que hayan de entrar a la sociedad;
    5. La declaración explícita de si la sociedad conyugal ha de comprender los bienes todos de los consortes, o solamente sus productos. En uno y en otro caso se determinará con toda claridad la parte que en los bienes o en sus productos corresponda a cada cónyuge;
    6. La declaración de si el producto del trabajo de cada consorte corresponde exclusivamente al que lo ejecutó, o si debe dar participación de ese producto al otro consorte y en qué proporción;
    7. La declaración terminante acerca de quién debe ser el administrador de la sociedad, expresándose con claridad las facultades que se le conceden;
    8. La declaración acerca de si los bienes futuros que adquieran los cónyuges durante el matrimonio, pertenecen exclusivamente al adquirente, o si deben repartirse entre ellos y en que proporción;
    9. Las bases para liquidar la sociedad.

    Volver al inicio Volver al indice

  • Artículo 190, Es nula la capitulación en cuya virtud uno de los consortes haya de percibir todas las utilidades; así como la que establezca que alguno de ellos sea responsable por las pérdidas y deudas comunes en una parte que exceda a la que proporcionalmente corresponda a su capital o utilidades. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 191, Cuando se establezca que uno de los consortes sólo debe recibir una cantidad fija, el otro consorte o sus herederos deben pagar la suma convenida, haya o no utilidad en la sociedad. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 192, Todo pacto que importe cesión de una parte de los bienes propios de cada cónyuge, será considerado como donación y quedará sujeto a lo prevenido en el capítulo VIII de este Título. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 193, No pueden renunciarse anticipadamente las ganancias que resulten de la sociedad conyugal; pero disuelto el matrimonio o establecida la separación de bienes, pueden los cónyuges renunciar a las ganancias que les correspondan. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 194, El dominio de los bienes comunes reside en ambos cónyuges mientras subsista la sociedad conyugal. La administración quedará a cargo de quien los cónyuges hubiesen designado en las capitulaciones matrimoniales, estipulación que podrá ser libremente modificada, sin necesidad de expresión de causa, y en caso de desacuerdo, el Juez de lo Familiar resolverá lo conducente. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 195, La sentencia que declare la ausencia de alguno de los cónyuges, modifica o suspende la sociedad conyugal en los casos señalados en este Código. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 196, El abandono injustificado por más de seis meses del domicilio conyugal por uno de los cónyuges, hace cesar para él, desde el día del abandono, los efectos de la sociedad conyugal en cuanto le favorezcan; éstos no podrán comenzar de nuevo sino por convenio expreso. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 197, La sociedad conyugal termina por la disolución del matrimonio, por voluntad de los consortes, por la sentencia que declare la presunción de muerte del cónyuge ausente y en los casos previstos en el artículo 188. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 198, En los casos de nulidad, la sociedad se considera subsistente hasta que se pronuncie sentencia ejecutoria, si los dos cónyuges procedieron de buena fe. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 199, Cuando uno solo de los cónyuges tuvo buena fe, la sociedad subsistirá también hasta que cause ejecutoria la sentencia, si la continuación es favorable al cónyuge inocente; en caso contrario se considerará nula desde un principio. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 200, Si los cónyuges procedieron de mala fe, la sociedad se considera nula desde la celebración del matrimonio, quedando en todo caso a salvo los derechos que un tercero tuviere contra el fondo social. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 201, Si la disolución de la sociedad procede de nulidad de matrimonio, el consorte que hubiere obrado de mala fe no tendrá parte en las utilidades. Estas se aplicarán a los hijos, y si no los hubiere, al cónyuge inocente. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 202, Si los dos procedieron de mala fe, las utilidades se aplicarán a los hijos, y si no los hubiere, se repartirán en proporción de lo que cada consorte llevó al matrimonio. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 203, Disuelta la sociedad se procederá a formar inventario, en el cual no se incluirán el lecho, los vestidos ordinarios y los objetos de uso personal de los consortes, que serán de éstos o de sus herederos. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 204, Terminado el inventario, se pagarán los créditos que hubiere contra el fondo social, se devolverá a cada cónyuge lo que llevó al matrimonio y el sobrante, si lo hubiere, se dividirá entre los dos consortes en la forma convenida. En caso de que hubiere pérdidas, el importe de éstas se deducirá del haber de cada consorte en proporción a las utilidades que debían corresponderles, y si uno sólo llevó capital, de éste se deducirá la pérdida total. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 205, Muerto uno de los cónyuges, continuará el que sobreviva en la posesión y administración del fondo social, con intervención del representante de la sucesión mientras no se verifique la partición. Volver al inicio Volver al indice
  • Artículo 206, Todo lo relativo a la formación de inventarios y solemnidades de la partición y adjudicación de los bienes, se regirá por lo que disponga el Código de Procedimientos Civiles. Volver al inicio Volver al indice

Ver respuesta completa

¿Cuándo se debe liquidar la sociedad conyugal?

¿Cuándo se recomienda hacer la disolución y/o liquidación de sociedad Conyugal? Se recomienda, en caso de que: Los cónyuges decidan poner fin a la convivencia. Cuando uno de los cónyuges puede estar en riesgo de entrar en una insolvencia o un concurso de acreedores por deudas adquiridas en favor de terceros.
Ver respuesta completa

¿Cuándo se forma la sociedad conyugal?

¿Cuáles son las diferencias entre la sociedad conyugal y la patrimonial?

Luis Enrique Galeano Portillo Socio – Gerente de Resolución de ConflictosHelí Abel Torrado & Asociados

A finales del 2014, se publicó el informe denominado Mapa mundial de la familia, que muestra la tendencia en Colombia, por parte de las personas entre 18 y 49 años, a cohabitar en lugar de contraer matrimonio. Según ese estudio, el 35 % de las personas en ese rango de edad se inclinan por la cohabitación, mientras que solo el 20 % acude a la institución del matrimonio.

Esta realidad se percibe en las barandas de los juzgados de familia, en las notarías y, por supuesto, en las oficinas de los abogados que atendemos el Derecho de Familia. Pero, lastimosamente, también es cada vez más frecuente que las personas que deciden conformar una familia por la vía de los hechos, y no por el matrimonio, lo hacen con el errado convencimiento de que existe igualdad de derechos y de regulación entre ambas figuras.

Son muchos los casos en los que hemos tenido que informar a quien nos consulta sobre la forma de hacer valer sus derechos derivados de una unión que los mismos ya no pueden ser reclamados por haber transcurrido el tiempo otorgado por la ley o, peor aún, en los que hemos tenido que indicar que, a pesar de la convivencia, no han nacido derechos patrimoniales, debido a que no se cumplen los requisitos exigidos por la norma.

Jurisprudencia constitucional En efecto, la sociedad conyugal, que nace del matrimonio, tiene diferencias sustanciales con la sociedad patrimonial entre compañeros permanentes, que, eventualmente, puede originarse de la unión marital de hecho. Estas diferencias se extractan de las claras conclusiones consignadas por la Corte Constitucional, en la Sentencia C-278 del 2014, cuya lectura resulta obligatoria para quienes quieran ahondar en estos temas, en la que, además, retoma posiciones expuestas en precedentes jurisprudenciales.

Debemos destacar que la Corte indica, sin dudarlo, que el vínculo matrimonial y el vínculo originado en la unión marital de hecho “son diferentes en relación con sus efectos y características”. Resaltemos, entonces, algunas de las diferencias más importantes que deben ser tenidas en cuenta, no solo por los profesionales de Derecho, sino por todas las personas a la hora de definir la manera de conformar una familia:

Sociedad conyugal Sociedad patrimonial
Nacimiento Nace por el hecho del matrimonio (C.C., art.180). Solo hay lugar a declararla si la convivencia ha perdurado más de dos años y los compañeros permanentes no tenían impedimento para casarse o, teniéndolo, habían disuelto la sociedad conyugal anterior.
Prueba de su existencia Basta el registro civil del matrimonio para acreditar la existencia de la sociedad conyugal. Para acreditar la sociedad patrimonial entre compañeros permanentes, es necesario obtener su declaratoria por sentencia judicial, conciliación o escritura pública (L.979/05).
Regulación Código Civil Leyes 54 de 1990 y 979 del 2005 y normas del Código Civil que, por remisión, deben aplicarse.
Caducidad de las acciones y prescripción de los derechos El vínculo que surge del matrimonio solo se disuelve por el divorcio legalmente decretado. Mientras el vínculo matrimonial no sea disuelto de forma legal, la sociedad conyugal se mantiene vigente, así la pareja no conviva, alimentándose de los bienes que cada cónyuge adquiera a título oneroso. La Ley 54 de 1990 determina, en su artículo 8º, que “las acciones para obtener la disolución y liquidación de la sociedad patrimonial entre compañeros permanentes prescriben en un año, a partir de la separación física y definitiva de los compañeros, del matrimonio con terceros o de la muerte de uno o de ambos compañeros”.

Los haberes Otro aspecto de contraste entre la sociedad conyugal y la sociedad patrimonial radica en la confección de los haberes. Podemos denotar, frente a los activos que integran cada tipo de sociedad, que en la conyugal existe un haber relativo y uno absoluto, mientras que en la patrimonial no hay haber relativo, solo el absoluto.

En la sociedad conyugal, los bienes muebles adquiridos antes del matrimonio se aportan con el cargo de recompensar su valor al cónyuge que los aportó. En la sociedad patrimonial no se incluyen bienes anteriores a la unión. La Corte Constitucional expuso: “La sociedad patrimonial se define en el artículo 3º en el que se establece que ‘el patrimonio o capital producto del trabajo, ayuda y socorro mutuos pertenece por partes iguales a ambos compañeros permanentes’.

El parágrafo del mencionado artículo establece, por su parte, que no hacen parte del haber de la sociedad, los bienes adquiridos por donación, herencia o legado, ni los que se hubieren adquirido antes de iniciar la unión marital de hecho; sin embargo, sí se consideran parte de la sociedad patrimonial los réditos, rentas, frutos o mayor valor que produzcan estos bienes durante la unión marital de hecho”.

Ese alto tribunal explica que en la sociedad patrimonial no se distingue entre el haber relativo y el haber absoluto, argumentando: “() en primer lugar, todos los bienes que ingresan al patrimonio fruto del trabajo y ayuda en el marco de la unión marital de hecho se dividen en partes iguales entre los compañeros, por consiguiente no hay lugar a recompensas.

También los réditos y el mayor valor de los bienes, que no sea resultado de la mera actualización monetaria, sino de la valorización de los mismos, se entiende que pertenecen a la sociedad patrimonial y se dividen en partes iguales. Sin embargo, los bienes que tenían los compañeros antes de unirse no hacen parte de la sociedad patrimonial, por ende no se consideran ni siquiera en el momento de liquidarla”.

Bienes que no hacen parte de la sociedad. Bienes que hacen parte de la sociedad y que se dividen en partes iguales al disolverse la misma. Bienes que se restituyen las partes en el momento disolverse la sociedad.
Sociedad conyugal -Los bienes excluidos en las capitulaciones. -Inmuebles adquiridos antes del matrimonio a cualquier título. Bienes del haber absoluto: artículo 1781 del Código Civil, numerales 1º, 2º y 5º (salarios, réditos, lucros y frutos de los bienes sociales o de cada cónyuge y todo lo que se adquiera durante la vigencia del matrimonio). Bienes del haber relativo: artículo 1781 del Código Civil, numerales 3º, 4º y 6º (dinero y bienes muebles que el cónyuge aporta al matrimonio y bienes raíces que aporta la mujer -y el hombre- expresado en capitulaciones o instrumento público).
Sociedad patrimonial -Bienes adquiridos por donación, herencia o legado. -Bienes adquiridos por cada compañero antes de iniciar la unión marital de hecho. -Los bienes producto del trabajo, ayuda y socorro mutuos. -Los réditos, rentas, frutos o mayor valor que produzcan los bienes propios de los compañeros durante la unión marital de hecho.

Por lo anterior, es necesario crear conciencia en la sociedad de que si bien ambas formas de constituir una familia son reconocidas por la Constitución, sus efectos y características son diferentes. Debe propenderse por que los ciudadanos sepan, previamente a tomar la decisión de formar una familia por matrimonio o por unión marital de hecho, que hay diferencias, principalmente, en cuanto a los tiempos para hacer efectivos los derechos patrimoniales y en la confección de los haberes de cada una.
Ver respuesta completa

¿Qué pasa si fallece mi pareja y no estamos casados?

Consecuencias de que mi pareja muera sin estar casados – Lo primero que debes tener en cuenta es que cuando una persona muere se abre la sucesión, que es el proceso a través del cual sus bienes y obligaciones (lo que tenía y lo que debía) se van a repartir entre los herederos. Además, en el caso de una persona casada, su fallecimiento da lugar a que su cónyuge tenga derecho a cobrar una pensión de viudedad, Ahora veremos con más detalle si esta pensión existe en los casos en los que no haya una unión matrimonial. Por otro lado, hay que tener en cuenta cuestiones accesorias como las indemnizaciones.
Ver respuesta completa

¿Cuántos años de convivencia se necesita para heredar?

¿Cuál es la diferencia entre matrimonio y concubinato? – La diferencia más importante con el matrimonio, es que ni 100 años de concubinato otorgarán derecho hereditario, Esto quiere decir que en un concubinato una persona no tiene derecho a heredar los bienes del concubino o concubina por más que hayan convivido la cantidad de tiempo que sea.
Ver respuesta completa

¿Que entra y que no entra en la sociedad conyugal?

Muchas de las parejas que toman la decisión de contraer matrimonio tienen la idea de que se casan para hacer un plan de vida juntos y para siempre. Parte de ese plan es construir un patrimonio común como el adquirir una vivienda, un terreno, muebles, un automóvil, iniciar algún negocio, etcétera.

Sin embargo, las parejas desconocen cómo estipularlo legalmente y sobre todo las consecuencias jurídicas que implica el decidir optar por formar un patrimonio común, por ejemplo, qué pasará con los bienes en caso de divorcio, que sucederá si en un momento dado del matrimonio deciden separar sus bienes, o qué pasará cuando uno de los esposos o ambos contraigan deudas.

Uno de los requisitos para contraer matrimonio es que los futuros esposos tomen un taller de orientación prematrimonial en el cual entre otras cuestiones legales inherentes al matrimonio se les explica los regímenes patrimoniales del matrimonio y las implicaciones legales de cada uno de ellos.

Así mismo, en algunos estados de la República se contempla como una de las formalidades durante la ceremonia del matrimonio, que el Oficial o Juez del Registro Civil, según sea el caso, se cerciore de que ambos contrayentes están de acuerdo en el régimen patrimonial convenido, previa explicación detallada a los pretendientes sobre las consecuencias jurídicas del régimen de separación de bienes y del régimen de sociedad conyugal que pueden regir su matrimonio.

De esta forma, en el acta de matrimonio se hará constar la manifestación de los pretendientes de que contraen el matrimonio, bajo el régimen de sociedad conyugal o de separación de bienes. Cuando las parejas tienen esa idea de constituir un patrimonio común en su matrimonio, entonces estarían eligiendo el régimen de sociedad conyugal, y para ello es requisito que lo establezcan así en las capitulaciones matrimoniales antes o durante la celebración del matrimonio.

La sociedad conyugal puede comprender los bienes que son propiedad de los contrayentes o cónyuges al formarla y los bienes futuros. Sin embargo, en algunos estados de México, la ley se refiere a que la sociedad conyugal sólo comprende los bienes que los cónyuges adquieran después del matrimonio. Así mismo, no todos los bienes que pertenezcan a los contrayentes o esposos pueden formar parte de la sociedad conyugal, es decir, quedan excluidos los bienes adquiridos por herencia, legado, donación y los adquiridos por don de la fortuna.

Sociedad Conyugal y Divorcio En algunos estados de la República la legislación familiar o civil contempla que si el divorcio se promueve en la vía administrativa, uno de los requisitos de procedencia es que los cónyuges hayan liquidado la sociedad conyugal conforme a lo previsto en las capitulaciones matrimoniales o mediante convenio de los cónyuges.

  • Si se obtiene el divorcio y los esposos no han liquidado su sociedad conyugal entonces el divorcio no surtirá efectos legales.
  • Si el divorcio se promueve en la vía judicial, entre los requisitos de procedencia se encuentran que la solicitud de divorcio vaya acompañada de una propuesta de convenio que deberá contener entre otros acuerdos, lo relativo a la forma de administrar los bienes de la sociedad conyugal durante el procedimiento de divorcio, hasta su liquidación, así como la forma de liquidar la sociedad conyugal, y en su caso, la exhibición de las capitulaciones matrimoniales, el inventario, avalúo y proyecto de partición.

Liquidación de la Sociedad Conyugal La sociedad conyugal puede liquidarse:

Durante el matrimonio mediante el procedimiento en el cual los cónyuges de mutuo acuerdo o a petición de uno de ellos, solicitan la modificación de régimen patrimonial ante el juez de lo familiar competente de la entidad federativa de que se trate. En este caso deberá presentarse:

Inventario de los bienes que integran la sociedad conyugal Documentos que acrediten la propiedad de esos bienes (facturas, escrituras, etcétera) Forma de repartirse los bienes

Durante el proceso de divorcio conforme a lo establecido en las capitulaciones matrimoniales y en caso de que no hubiese habido capitulaciones matrimoniales conforme al convenio de divorcio o sentencia firme de divorcio. Según sea el caso de que se trate se promueve el incidente de liquidación de la sociedad conyugal en el que se presenta un escrito con la propuesta o proyecto de liquidación de la sociedad conyugal.

Inventario de los bienes que integran la sociedad conyugal Documentos que acrediten la propiedad de esos bienes (facturas, escrituras, etcétera) Forma de repartirse los bienes Si las partes no están de acuerdo en la forma de liquidar la sociedad conyugal, será el juez que conozca del caso quien podrá determinar la venta de los bienes y proceder al reparto del dinero obtenido de la venta de los mismos

Consideraciones previas: Cada estado de la República Méxicana tiene su propia legislación en materia de derecho familiar y si bien las legislaciones ofrecen elementos comunes, se recomienda consultar la legislación del estado de que se trate, para determinar las normas que aplican al caso concreto.
Ver respuesta completa

¿Qué patrimonio no entra en la sociedad conyugal?

El patrimonio de la sociedad conyugal

  • – HABER RELATIVO: Hay otros bienes que ingresan transitoriamente pues el cónyuge dueño de ellos conserva un crédito por el valor de los bienes referidos, que hace efectivo a la disolución de la sociedad y que se denomina recompensa, Estos bienes forman un haber aparente o relativo. PASIVO SOCIAL Y PASIVO PERSONAL. Paralelamente tenemos que distinguir un pasivo social y un pasivo personal del marido y de la mujer. Pero tratándose del pasivo estas excepciones tienen un doble significado, pues la deuda puede ser personal del marido o de la mujer y, sin embargo, estar obligada a su pago la sociedad, sin perjuicio de las compensaciones correspondientes. Es distinta la cuestión según se considere el pasivo entre los cónyuges y respecto de terceros. El primero es un problema de “contribución a la deuda”; el segundo es un problema de “obligación a la deuda”.
    • La contribución a la deuda, o sea, la determinación del patrimonio que, en definitiva, soportará el gravamen, es una cuestión de las relaciones privadas entre los cónyuges. La “obligación a la deuda” es una cuestión entre la sociedad deudora y el tercero
    • Page 36
    • acreedor, y consiste en determinar si dicho tercero tiene derecho a perseguir el patrimonio social o sólo puede accionar contra el patrimonio personal de los cónyuges.
    • DEL HABER DE LA SOCIEDAD CONYUGAL.

    HABER REAL O ABSOLUTO DE LA SOCIEDAD CONYUGAL.

    Forman este haber aquellos bienes que entran al patrimonio de la sociedad conyugal en forma DEFINITIVA E IRREVOCABLE, esto es, sin derecho a “recompensa” o compensación a favor del cónyuge que los hizo ingresar. Estos son:

  • – PRODUCTOS DEL TRABAJO. Dice el art.1725: “El haber de la sociedad conyugal se compone: 1º De los salarios y emolumentos de todo género de empleos y oficios, devengados durante el matrimonio”. Como las expresiones “salarios y emolumentos de todo género” son muy amplias, quedan comprendidos los productos del trabajo de los cónyuges cualquiera que sea su importancia, duración y la forma que revista la remuneración (ejemplos: sueldos, honorarios, remuneración de tutores y curadores, utilidades de una industria o comercio etc.). Es lógico porque recordemos que el tipo de comunidad adoptado por nuestro Código es de comunidad de ganancia. ¿Y las donaciones remuneratorias? Dice el art.1433 inciso 1 del : “Se entenderá por remuneraciones remuneratorias las que expresamente se hicieren en remuneración de servicio específico, s iempre que estos sean de los que suelen pagarse. La repuesta la da el art.1738 del : “Las donaciones remuneratorias de bienes raíces hechas a uno de los cónyuges o a ambos, por servicios que no daban acción contra la persona servida, no aumentan el haber social; pero las que se hicieren por servicios que hubieren dado acción contra dicha persona, aumentan el haber social, hasta concurrencia de lo que hubiera habido acción a pedir por ello, y no más; salvo que dichos servicios se hayan prestado antes de la sociedad, pues en tal caso no se adjudicarán a la sociedad dichas donaciones en parte alguna”. Las donaciones remuneratorias son las que expresamente se han hecho en remuneración de servicio específico de los que suelen Page 37 pagarse y si dan acción para demandar su pago son verdaderas remuneraciones que caen dentro del número uno del art.1725 del,
    1. Distingo:
    2. a) Si los servicios daban acción, la donación remuneratoria ingresa al haber social.
    3. b) Si no daban acción contra la persona servida, incrementan el haber propio del cónyuge.
    4. ¿Y qué suerte corren las indemnizaciones del trabajo?
    5. Entran, también, las jubilaciones y pensiones de retiro, porque representan el sueldo que ganaba el trabajador y son una forma de remunerar su trabajo.

    De igual forma ingresan las indemnizaciones por accidentes del trabajo y el desahucio, gratificaciones, fondos de retiro, jubilaciones, etc. No importa que el trabajo originador de los emolumentos sea lícito o ilícito. No ingresan las pensiones de gracia porque estas son donaciones o gratuidades y, por lo tanto, pertenecen al cónyuge beneficiario,

    • En resumen : Ingresa el producto del trabajo que realiza el marido y el que éste ejecuta conjuntamente con su mujer.
    • Época en que debe ejecutarse el trabajo.
    • Para que el producto del trabajo ingrese al haber de la sociedad es menester que el trabajo se haya prestado durante la vigencia de la sociedad conyugal, aunque se pague después de disuelta.
    • Al revés si el trabajo se prestó antes del matrimonio y se paga durante la vigencia de la sociedad conyugal, la remuneración entra al haber propio del cónyuge que hizo el trabajo y si ingresa a la sociedad habrá derecho a recompensa.
    • ¿Y si el trabajo se inicia antes del matrimonio y termina después de celebrado y por ende ha nacido la sociedad conyugal?
    • Hay que distinguir si el trabajo es o no divisible:
    • Page 38
    • a) Si es divisible, entran al haber real las remuneraciones por la parte de la obra realizada durante la vigencia de la sociedad conyugal.

    b) Si es indivisible (Ej.: la pintura de un cuadro) la remuneración entra al haber real porque el derecho a la remuneración nació durante la sociedad conyugal, ya que dentro de ella se marcó el momento en que la obra se termina y pasa a tener un valor definitivo.

    • ¿Y las ganancias obtenidas en el juego? Si el juego es de destreza física o corporal (Ej.: futbolista, boxeador, etc.) entran al haber absoluto porque son remuneraciones de un trabajo.
    • En los juegos de inteligencia y azar se sigue el mismo criterio.
    • Ambos son contratos onerosos y si la sociedad soporta las pérdidas sin derecho a recompensa alguna, es lógico que en igual forma le aprovechen las ganancias.2.- BIENES RAÍCES O MUEBLES ADQUIRIDOS A TÍTULO ONEROSO.

    Dice el art.1725 Nº5 del : “De todos los bienes que cualquiera de los cónyuges adquiera durante el matrimonio a título oneroso”.

    1. Ingresan sin cargo a recompensa.
    2. Se comprenden en esta denominación las cosas corporales, fungibles o no; los créditos, las acciones muebles, los establecimientos de comercio, que son muebles, la propiedad intelectual e industrial, también los premios de lotería por haberse adquirido a título oneroso.
    3. No importe que los compre el marido o la mujer, o ambos conjuntamente, o que se inscriban a nombre del marido o de la mujer, son sociales a todo evento.

    Tampoco cambia la regla si el dinero con que se adquiere el bien es del marido, de la mujer o si es social. Basta que el título sea oneroso. Podrá haber, en su caso derecho a recompensa, pero ella no evita el ingreso del bien al haber real. Excepción: Cuando opera la subrogación real que luego estudiaremos. Para que juegue la norma en examen es menester que el bien haya sido adquirido durante la.

  • : El patrimonio de la sociedad conyugal
    Ver respuesta completa

    ¿Qué bienes se excluyen de los haberes en la sociedad conyugal?

    Este artículo es la continuación de Sociedad conyugal, los haberes propios de cada cónyuge, I Parte, Como ya hemos visto, en la sociedad conyugal existe un patrimonio común al cual se le denomina «patrimonio social», a su vez éste tiene un haber absoluto y un haber relativo y se complementa con la existencia de bienes propios de los cónyuges, esto es de un haber propio del marido y un haber propio de la mujer.

    Bienes Inmuebles del cónyuge que se hayan adquirido al momento de formarse la sociedad conyugal.

    Si bien es cierto que no hay disposición expresa en el código civil que señale que éstos bienes raíces forman parte del haber propio de cada cónyuge, el Art.1725 Nº 3 y 4 del código civil indica que el dinero, las cosas fungibles y las especies muebles que tienen los contrayentes al formarse la sociedad conyugal forman parte del haber relativo, a contrario sensu se deduce que los bienes inmuebles no ingresan al haber social.
    Ver respuesta completa

    ¿Qué bienes hacen parte de la sociedad conyugal y cuáles no y cuando nace una sociedad conyugal?

    BIENES QUE ENTRAN A LA SOCIEDAD CONYUGAL Antes de liquidar la sociedad conyugal, muchos se preguntan qué es lo que hay que repartir y qué pueden conservar. El primer punto que debemos aclarar es que a la sociedad conyugal no solo entran los activos, es decir los bienes y las propiedades que se obtuvieron durante la vigencia de la sociedad conyugal; también entran los pasivos, las deudas que se han adquirido a lo largo de la unión y que también deben repartirse por mitades a la hora de hacer la liquidación de la sociedad conyugal.

    Los salarios que cada uno obtiene. Los frutos, pensiones, intereses y lucros. El dinero que ingresa a la sociedad gracias a una venta o un negocio que se haya realizado durante la misma. Bienes y derechos adquiridos a título oneroso (es decir lo opuesto a título gratuito). Los bienes raíces que ingresan durante la sociedad a título oneroso.

    Ahora, si usted no hizo capitulaciones matrimoniales, los gananciales de las propiedades que tenía antes de conformar la sociedad, es decir los frutos que éste produzca a lo largo de la sociedad o la valorización del mismo (puede saber más sobre las capitulaciones haciendo ) ingresan a la liquidación de la sociedad conyugal.

    • De igual manera, no entran al haber conyugal los bienes que alguno de los dos haya adquirido por donación o herencia así los haya recibido estando la sociedad conyugal vigente, sin embargo sus rentas, frutos y/o mayores valores sí deben repartirse entre los dos cónyuges o compañeros.
    • Si alguno de los dos tiene un bien pero éste ha sido transferido a terceros mediante una venta ficticia, ingresa a la liquidación de la sociedad conyugal siempre y cuando se pueda demostrar que la venta ha sido simulada, para ello debe iniciarse el proceso civil correspondiente.

    (Puede conocer más sobre ventas simuladas haciendo ). Otra situación que se puede presentar es que uno de los cónyuges encuentre un ” tesoro “. Por ejemplo, usted se encuentra un diamante bajo la banca de un parque, lo vende y gana mucha plata ¿debe repartir ese dinero con su cónyuge a la hora de liquidar la sociedad conyugal? Para estos casos la el Código Civil en el artículo 1787 “Disposiciones sobre tesoros al haber” sugiere: “La parte del tesoro que, según la ley, pertenece al que lo encuentra, se agregará al haber del cónyuge que lo encuentre; y la parte del tesoro que, según la ley, pertenece al dueño del terreno en que se encuentra, se agregará al haber de la sociedad, si el terreno pertenece a ésta, o al haber del cónyuge que fuere dueño del terreno.”
    Ver respuesta completa